Anuncios
No te lo puedes perder

Sistema de juego 4-3-3, todo lo que debes saber

El sistema de juego 4-3-3 es muy popular entre los entrenadores de fútbol. Es cierto que resulta muy rígido y sus acciones pueden acabar siendo previsibles para los jugadores contrarios. Sin embargo, también es verdad que puede ser un recurso útil para aquellos entrenadores que saltan al campo con equipos con funcionalidades limitadas, por ejemplo, con medios centros que no dan la talla en el ataque.

El sistema 4-3-3 exige de un gran rigor táctico, de mucho orden en las líneas y de una gran compenetración de los jugadores para no crear deficiencias tácticas.

4 3 3

Esquema básico de un sistema de juego 4-3-3

La organización de este sistema de juego 4-3-3 sobre el terreno es muy simple. Cuatro jugadores forman una línea de defensa atrás, tres más se sitúan en el centro del campo y los tres últimos de campo se ubican delante.

Los jugadores de la defensa se suelen colocar en línea, por aquello de emplear el recurso del fuera de juego contra los atacantes. Una variante atrás del sistema 4-3-3 es la de colocar uno de los cuatro defensas algo retrasado, creando un defensa libre para aportar movilidad a la zaga.

Los tres jugadores del centro del campo, a su vez, se pueden colocar simplemente en línea o adoptar la foma de un triángulo, con uno de los futbolistas adelantado, en el caso de pasar a la ofensiva, o retrasado, cuando se actúa defensivamente.

Con el sistema 4-3-3, a los delanteros hay que colocarlos lo más abiertos posibles para dispersar las acciones del ataque o de la primera defensa lo máximo posible. En el caso de que el delantero centro sea bastante habilidoso en los remates de cabeza, se le puede colocar en el centro del campo para hacerse con el balón cuando se le lanza desde atrás.

Ataque

Durante el ataque bajo el sistema 4-3-3, lo más provechoso es lanzar el balón con la mayor rapidez posible a los delanteros para conseguir que el juego se traslade a la zona de defensa contraria. Todo, sin olvidar apoyos desde la línea de centro de campo propia para, como mínimo, conseguir unir ambas líneas, centro de campo y delantera.

Zonas

En verde, zona de defensa, en naranja, zona de dominación del centro del campo, en amarillo, zona de ataque, en azul, zona de creación de juego ofensivo

Ha de intentarse siempre los pases largos desde los defensas a los delanteros, aprovechando espacios libres para correr y huecos. También es importante cambiar las opciones de saque de las faltas para que la movilidad y los movimientos no puedan ser previstos por los jugadores contrarios.

Una táctica muy recurrente con el sistema 4-3-3 es la de delanteros que retroceden para recibir pases de los centrocampistas. Con ello, consiguen abrir espacios libres que, luego, carrileros rápidos pueden aprovechar para desbordar a las defensas.

Las opciones de ataque en el centro del campo dependen, sobre todo, de las alineaciones. Si se opta por hacerlo con dos centrocampistas algo adelantados, la creación de juego pasa a pivotar entre el centro del campo y la delantera. Si, en cambio, sólo se dispone de un centrocampista ofensivo, la labor de este jugador será básicamente efectuar pases a los delanteros libres de marca para poder disparar a puerta con ventaja.

Defensa

Con el sistema 4-3-3, todo viene dado para marcar en zona. En este caso, el trabajo de coordinación de los defensas centrales es fundamental. En este sistema, el centro del campo es la zona más vulnerable cuando se defiende. Para ello, también resulta muy importante que los tres jugadores conozcan sus tareas y trabajen de manera estrechamente colaborativa.

Una opción es la de disponer de un centrocampista con cualidades ofensivas dispuesto a jugar la pelota en zonas muy avanzadas junto a la misma defensa contraria. Esta fórmula exige que atrás, la defensa, opte por adelantarse para llenar el vacío ocasional del hombre de centro de campo ofensivo. En defensa, el 4-3-3 obliga a los delanteros a entrar también en modo defensivo, bien estrechando cada una de las bandas para la defensa del equipo contrario, en su caso, presionando cuando los balones rueden por esas zonas laterales del campo.

Ventajas del 4-3-3

Como todo sistema de juego, el 4-3-3 tiene sus ventajas y sus desventajas. Como ventajas, las siguientes:

Defensa 4 3 3– Este formato de juego propone una gran concentración de jugadores en el campo contrario y, con ello, una superioridad a la hora de atacar.

– Este juego tan ofensivo obliga al equipo oponente a desarrollar un esfuerzo físico mayor sólo para recuperar balones en su campo.

– Hay una mayor eficiencia ofensiva al estimularse el juego por las bandas.

– Con una defensa bien asentada, los contraataques con el sistema 4-3-3 pueden ser muy provechosos. Si los hombres de centro de campo se suman al ataque, el resultado puede ser demoledor.

– Los jugadores de la defensa pueden adelantarse más de lo habitual y realizar presión contra los contrarios con lo que se aleja el juego potencialmente ofensivo de los rivales.

Desventajas del 4-3-3

Y las desventajas de un sistema 4-3-3:

– El perfil ofensivo del sistema 4-3-3 se puede volver contra el equipo que lo aplica si el rival es capaz de generar un rápido contraataque.

– Jugar ofensivamente en el centro del campo y en las bandas puede generar una relativa posesión del balón en el centro del terreno del campo. Si los jugadores centrocampistas no tienen un buen control del balón, el mediocampo se convierte en una carga para mantener el juego ofensivo del equipo.

– El equipo que juegue con un 4-3-3 debe disponer de jugadores que corran hacia adelante, que sean muy verticales, rápidos, de tal forma que se puedan sumar al ataque. De no ser así, todo puede quedar reducido a un incremento inaceptable de pases cortos que dificultarán, en último término, cualquier progresión del balón.

– Otro problema del sistema 4-3-3 es el que se le presenta a los delanteros que tienen menos espacio para moverse. Con ello, las acciones desbordantes y sorpresivas quedan limitadas, con lo que se facilita el control defensivo del rival en términos globales.

– Este sistema concentra en defensa en el centro del campo a muy pocos jugadores, recordémoslo, dos adelantados, algo que se convierte en una desventaja numérica para la posesión del balón dando pie al adversario para crear su propio juego de ataque.

– Los pases largos de la defensa comprometen el juego general si no se caen en el pie del delantero, obligando a realizar un sobreesfuerzo a todo el equipo para recuperar balones.

– Las acciones defensivas del sistema 4-3-3 exigen a todo el equipo una mayor coordinación y comunicación entre el centro del campo y la delantera que, si falla, si falla el juego colectivo, pondrá en evidencia cualquier plan.

Y, después de todos estos argumentos ¿te convence el sistema de juego 4-3-3?

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (138 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: