Anuncios
No te lo puedes perder

Saques de banda: guía para crear oportunidades

Los saques de banda son los grandes olvidados del entrenamiento de los ejercicios tácticos del fútbol. Probablemente, porque se trata de acciones con las manos en un deporte que se practica con el pie.

Anuncios

Los saques de banda son por supuesto un pase al compañero, y, como tal, debe entregarse el balón con la misma calidad, atención e intenciones que un pase con el pie. Pero la realidad es que los saques de banda son los parientes pobres de los movimientos del balón parado y con ventaja. Es difícil explicar porqué no se le dedica más tiempo en los equipos a la mejora de la técnica del saque de banda.

Una idea que se me ocurre es que, al ser saques con las manos, en un deporte como el fútbol en el que los toques con el pie son más del 90% de los movimientos, los jugadores de campo no le prestan mucha atención y lo ven como un recurso, no como el centro de acciones tácticas.

Ocurre que en muchos más casos de los que debería no se presta atención a pasar con los saques de banda con precisión. Lo importante es sacar de banda con fuerza para reducir el tiempo en el que el balón está en el aire y puede ser interceptado.

Sacar de banda

Sacar de banda y no perder el control del balón.

Lo segundo es que el balón ha de enviarse en un ángulo tal que se lo ponga fácil al compañero a la hora de recibirlo. O, en su caso, que el jugador pueda lanzarlo a un hueco libre o iniciar con él una jugada ofensiva.

Espacios abiertos

Es importante que los jugadores abran espacios a la hora de prepararse para recibir un saque de banda, para poner dificultades a la cobertura del equipo contrario, pero también para incrementar los espacios libres.

Es obvio, pero el jugador que va a recibir el saque de banda debe estar a una distancia del compañero lanzador de forma que el balón llegue en condiciones para ser controlado. Por contra, también sucede que hay jugadores que se colocan tan cerca del que lanza que, no solamente impide que se envíe correctamente el balón, sino que uno y otro acaben estorbándose mutuamente.

Sacar de banda rápido tiene premio. Con ello, se consigue que el equipo contrario no pueda montar la cobertura defensiva. Lo más recomendado es lanzar el balón hacia un compañero que esté libre y que esté en condiciones de correr rápido hacia adelante.

Toma y daca

Existe la opción nada despreciable de que el jugador que lanza el saque de banda también intervenga en la jugada que él mismo inicia. Si la zona de la banda está muy congestionada de defensores, se puede aprovechar al jugador que saca para recibir el balón nuevamente y atraer así a los defensores para luego, con los nuevos espacios libres creados, poder encontrar vía libre para el ataque.

Para conseguir este efecto y ventaja tácticas, hay que guardar ciertas distancias entre los jugadores en posesión del balón y, por supuesto, debe haber una perfecta coordinación de movimientos que se puede entrenar. Todo se entrena. Todo.

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (157 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: