Anuncios
No te lo puedes perder

Objetivo: disparar a puerta y dar en una diana de 17 metros cuadrados

La técnica de disparar a puerta en el fútbol es básicamente la misma que la del pase. El objetivo, en cualquier caso, la portería, es infinitamente más grande. Y éso, ya es una ventaja.

Anuncios

Pasar y disparar a puerta en el fútbol es, en esencia, lo mismo. Se golpea con el pie para llevar el balón de un punto a otro, con la misma intencionalidad y con un impulso o fuerza que se consigue con un golpeo o pegada ajustado. Lo demás, asimilar las técnicas de disparos a puerta con ejercicios, con repeticiones y una buena orientación.

El fútbol es un deporte realmente complicado y difícil, en lo que se refiere a entrenar y a jugar sobre el terreno de juego. Si te paras a pensar un poco, verás que el entrenador no lo tiene fácil. No lo tiene fácil para marcar estrategias tanto ofensivas como defensivas que sus jugadores sean capaces de aplicar en cada momento, en una serie de acciones y movimientos preestablecidos y sincronizados. Para que el esfuerzo de un equipo de once jugadores sea el correcto cada minuto de un partido.

Disparar a puertaPara los jugadores tampoco resulta sencillo. Tienen que aplicar las directrices de su entrenador sobre un campo en el que se mueven 22 jugadores al mismo tiempo. Movimientos que hacen que el verdadero espacio disponible para cada maniobra sea teóricamente grande, en términos de metros cuadrados, pero muy limitado en la práctica y cuando cada uno de los 22 jugadores no hace otra cosa que trabajar con tesón para quitarse el balón mutuamente.

Sin embargo, tanto entrenadores como jugadores son capaces de entender con facilidad dos normas muy básicas -y hasta obvias- del fútbol. Si no tiras a puerta, no puedes marcar y para ganar hay que marcar. Y para marcar y para ganar, hay que tirar a puerta con el pie en jugada. Remates de cabeza y penaltis aparte, que son minoría en las jugadas del fútbol.

Así, los entrenadores y los jugadores deberán apostar por conseguir un buen nivel y éxito en los tiros a puerta. Para alcanzarlo, hay que desarrollar formas correctas de ejecutar los tiros a puerta.

Pero los tiros a puerta son como los cohetes. Con ellos, los jugadores pueden alcanzar sus estrellas, conseguir sus aspiraciones en el fútbol, pero, a menos de que se entrenen las técnicas para que los balones vayan a donde se quieren enviar, el cohete nunca despegará y los sueños seguirán siendo, éso, sueños.

Tirar y pasar

Si lo miras bien, pasar un balón es lo mismo que tirar a puerta, se hace lo mismo, orientar la pelota en una dirección determinada, independientemente de la fuerza que haya que darle al impulso del toque.

Pero, mientras que un pase a un compañero hay que dárselo al pie o ponérselo inmediatamente delante en un espacio muy pequeño, el tiro a puerta resulta más sencillo, el lugar donde hay que colocar el balón tiene algo más de 17 metros cuadrados.

tiros a puertaPara conseguir excelencia en el toque de pase y en el toque de tiro a puerta, hay que entrenar todos los golpeos posibles: interior, exterior, empeine, semivolea, vaselina… y desde todos los ángulos y distancias posibles con respecto a la portería. Y hasta sin ángulo.

Como en el pase, el tiro a puerta tiene que unir diferentes fases de una misma técnica que hay que sincronizar e interiorizar: la fuerza del disparo, el objetivo, el tiempo que hay que emplear en la acción de disparo, cómo hay que apoyar el pie que sirve de base, cómo hay que bascular, cómo se burla o se distrae a porteros y a defensas.

La única forma de conseguir asimilar las técnicas a emplear en decisiones que se han de medir en décimas de segundo puede ser, por ejemplo, incluyendo disparos a puerta tipo en sesiones de entrenamiento que incluyan partidillos adaptados al uso de las técnicas de disparos a puerta.

Pero no todos los disparos a puerta son iguales, no todos tienen la misma dificultad de ejecución. Los más complicados son los disparos bajos y fuertes a un lado o a otro de la portería. Una referencia. Una forma de crear las mejores condiciones de entrenamiento para estos disparos puede ser colocar una cuerda o cinta que vaya de un poste a otro a algo menos que media altura. Contarán como goles los tantos que entren por debajo de la cinta.

Para ejercitar los disparos a puerta de volea, el jugador debe avanzar hacia el balón que está en vuelo. Hay que mantener los ojos desde un primer momento en el balón y el pensamiento conectado con el lugar al que se quiere enviar la pelota.

Y, por último, el disparo a puerta en semivolea. La diferencia con la volea es que el jugador conecta su tiro cuando el balón empieza a elevarse después de efectuar un rebote. Lo demás, dirigirlo fuerte hacia la portería contraria y superar la línea de cal. Tan fácil como éso, tan difícil como éso. Pero todo se consigue con entrenamiento.

Disparo a puerta

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (157 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: