Anuncios
No te lo puedes perder

Bolas de tenis, cuestión de buenas pelotas

Las bolas de tenis han evolucionado a la misma velocidad que este deporte para dar éso, más velocidad -o para quitársela-, con la finalidad de que el juego sea siempre el que gane.

Anuncios

Se dice que los orígenes del tenis son remotos. Que ya lo practicaban algunos monjes europeos del siglo XII en sus abadías y que algo parecido al tenis ya se jugaba nada menos que en el Antiguo Egipto. En esos tenis, y en los que se practicaron en épocas más más recientes, había un elemento común, las bolas de tenis.

Todas las bolas de los juegos de tenis más antiguos han sido de cuero, lo que ha variado siempre es el material de su interior, el que le ha dado mayor o menor consistencia y algún efecto primitivo de rebote. Se sabe que las bolas de tenis se rellenaron de lo que había al alcance de la mano en cada momento: de más cuero, de cal, de musgo prensado, de metal, de arena, de lana, de tripas de ovejas y hasta de cabellos humanos. Sí, como lo lees.

Pelotas de tenisEl tenis moderno, tal y como lo conocemos hoy, surgió hacia la década de 1870. Dicen que lo inventó un catalán, un tal Juan Bautista Augurio Perera, emigrado por motivos políticos en Gran Bretaña. Fue, en todo caso, una evolución de una especie de tenis de jardín que practicaban los cortesanos para matar el tiempo.

Las bolas de tenis que realmente comenzaron a parecerlo, las de la década de 1880 en Gran Bretaña, eran de tela de franela y tenían un núcleo interior de goma, para mejorar el rendimiento de la bola. Esos núcleos de goma llegaron a hincharse con posterioridad con gas a presión. Las pelotas de tenis en aquellos primeros tiempos solían ser o blancas o negras, dependiendo del color de la cancha.

Las bolas de tenis de, digamos una segunda generación, las de principios del siglo XX, se fabricaban a mano sobre la base de una pieza de goma con forma de trébol que luego se cerraba sobre sí misma, se rellenaba y se cosía.

Esas pelotas como las de los monjes, como las del amigo vasco y como las egipcias más remotas no eran uniformes, unas eran más pesadas, otras en cambio eran más ligeras, otras más compactas y luego estaba el tema del cosido, el de las puntadas de aguja. En ocasiones, los raquetazos de los primeros partidos de tenis acaban por romper o deshacer las pelotas de tenis.

Bolas de tenisTodo estos inconvenientes se solucionaron cuando se introdujo la maquinaria, se recortaron las piezas de goma sobre la base de tamaños estándard regulares y las cosedoras dieron las puntadas a intervalos preestablecidos.

En la actualidad, el recorte de goma en forma de hoja de trébol ha dejado paso a la técnica de unir dos semiesferas iguales una contra otra en bolas de tenis con aire a presión y sin él.

El recubrimiento de tela de franela antigua ha pasado a ser en las bolas de tenis actuales un tipo de tejido denominado ‘melton’. Y, otro dato, las pelotas de tenis ya no se cosen, se les aplica una unión sólida con caucho vulcanizado que resulta más resistente y ofrece unas bolas perfectamente redondas sin los inconvenientes de los puntos en resalte.

Otro cambio de las bolas de tenis llegó cuando éstas pasaron de ser blancas a fabricarse y comercializarse en tonos amarillos. Fue en 1972, cuando la Federación Internacional de Tenis (ITF) llegó a la conclusión que por televisión –en blanco y negro- los aficionados tenían dificultades para ver y reconocer las trayectorias de las pelotas de tenis. Pero en Wimblendon no cambiaron sus pelotas blancas a amarillas hasta 1986.

En 1989, se introdujeron dos formatos de bolas de tenis, el tipo 1 y el 2, que en la actualidad son tres. La tipo 1 es la más rápida de todas, la 2 es media y la 3 es la bola de tenis lenta. También hay pelotas de tenis con núcleos muy blandos para jugadores que empiezan y aún otras de espuma para niños o también para principiantes. Los jugadores profesionales usan pelotas de tenis con mucha presión que suelen durar muy poco.

Sobre la pelusa que es fácil de reconocer al tacto en la superficie de las bolas de tenis, tiene, como habrás deducido, la función de volverlas más o menos lentas según el grado de pelusa. Esa pelusa es capaz de reducir su aerodinámica. Aunque este detalle puede pasar desapercibido para los jugadores que no son profesionales y para los que no es decisivo apura los tiempos de reacción de los rivales en cada saque.

Pelota de tenis

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (138 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: