Anuncios
No te lo puedes perder

Halo de Fórmula 1: pros y contras de un artilugio raro (delante) de narices

FÓRMULA 1
El halo es ese ‘asa’ tan extraño que le han colocado a los pilotos ante su campo de visión. La FIA lo defiende, los conductores, tienen argumentos en contra. Los analizamos.

Anuncios

Seguro que habrás visto que los últimos coches de Fórmula 1 tienen una protección en la cabina, en la parte delantera y a la altura de la cabeza del piloto. Se trata, sí, de un sistema de protección impuesto por la FIA para las carreras a partir de 2018. Es el halo de Fórmula 1.

El objeto de ese bastidor ¡flexible! -de titanio- es impedir que la cabeza del conductor pueda recibir golpes de objetos procedentes de fuera. Y aportar seguridad en el campeonato del Mundo de Fórmula 1. Te lo puedes imaginar, neumáticos saltarines o fragmentos metálicos procedentes de coches accidentados.

Al artilugio, que está formado por tres piezas unidas, lo llaman, como te decía, halo, halo de Fórmula 1. Desde el anuncio de su introducción obligatoria en los vehículos, ha recibido toda clase de críticas. Tanto por parte de las escuderías, como, por supuesto, de los pilotos de Fórmula 1, y de los aficionados. No sé si a estos últimos lo que no les gusta es sólo que el formato es poco estético. Que es lo que he oído.

Halo del Ferrari SF71HLos pilotos se quejan de que el halo de Fórmula 1 les impide ver bien y, de que, en el caso de tener que salir con urgencia del vehículo, lo tendrían difícil para hacerlo por ellos mismos, al tiempo que ven dificultades para que los equipos de socorro pudieran extraerlos en el caso de atrapamientos con pérdidas de conocimiento.

Por lo que he podido leer, los motivos para rechazar el halo de Fórmula 1 suelen ser media docena. Voy por partes, analizándolos uno a uno:

– Argumento número 1. La necesidad de seguridad en los vehículos no justifica su introducción. Bueno, la FIA (la Federación Internacional de Automovilismo) justifica su decisión en que es la mejor opción de todas. Se valoró en su momento colocar algún tipo de escudo protector en forma de parabrisas, pero la mejor solución fue, con diferencia -éso dicen- la del halo de Fórmula 1.

Para decidirse por el halo de Fórmula 1, la FIA se preguntó qué hubiera pasado en algunos accidentes clave en las carreras de los últimos años. Accidentes en los que se produjeron choques entre vehículos, golpes de coches contra muros y demás y lo que te comentaba antes, toques de ruedas y piezas lanzadas contra la cabina de los Fórmula 1.

Halo de Fórmula 1Así, se vio que la caída del Lotus de Grosjean contra el Ferrari de Alonso en el Gran Premio de Bélgica de 2012 hubiera ocasionado más protección al asturiano. También se debatió cómo hubiera protegido el sistema en los accidentes Felipe Massa en el Gran Premio de Hungría cuando un muelle de suspensión volador lo golpeó en 2009.

Igualmente se vieron los casos de Luciano Burti de 2001 y de Heikki Kovalainen en 2008 cuyos vehículos pasaron por debajo de las protecciones de las pistas. La FIA recreó todos esos accidentes con halo de Fórmula 1 y sin ellos y sacó conclusiones. Con toda esa información, probaron cuánto había que subir el halo para ofrecer la seguridad máxima en esos casos casos concretos. Se debatió si cinco centímetros o si lo más razonable debía ser diez centímetros. Independientemente de la altura, se comprobó que, en todos los casos, que el halo de Fórmula 1 hubiera reducido los riesgos drásticamente.

– Argumento número 2. El halo de Fórmula 1 reduce drásticamente la visibilidad del piloto. La alternativa que se discutió como opción al halo fue la introducción de un parabrisas transparente. Sin embargo, se vio que los reflejos en las piezas traslúcidas podían ofrecer un riesgo añadido al sistema que se consideró inaceptable. Sólo hubo un conductor en los test que aseguró que el halo de Fórmula 1 le generaba claustrofobia. Sólo uno. En cualquier caso, la FIA está trabajando en estos momentos para reducir el ancho total de la sección vertical central del halo de Fórmula 1  -la de apoyo- de los 20 milímetros actuales a 16 milímetros. Todo, sin comprometer la eficacia del dispositivo.

Vista lateral del halo de Fórmula 1– Argumento número 3. Es más complicado salir del vehículo en caso de urgencia. En realidad, según la FIA este problema no existe. Para salir del coche, el piloto debe familiarizarse con dónde debe apoyarse y en dónde debe tirar para ganar impulso para abandonar el habitáculo a la primera. De lo que se trata también es saber dónde colocar los brazos para abandonar el coche y levantar más las piernas para entrar o salir. En todo caso, el halo de Fórmula 1 sigue el perfil de la cabina y sólo añade altura a sus bordes.

– Argumento número 4. Los pilotos podrían quedar atrapados si el vehículo vuelca. Los detractores del halo de Fórmula 1 se refieren con frecuencia al accidente de Fernando Alonso en el Gran Premio de Australia de 2016. Si hubiera existido este dispositivo, el corredor se hubiera quedado atrapado dentro de la cabina. Pues lo cierto es que los técnicos de la FIA reprodujeron precisamente este caso. Y sacaron la conclusión de que el chasis del vehículo hubiera quedado más alto boca abajo, se habría apoyado sobre la parte delantera del halo y habría dado más opciones a Fernando Alonso para salir con éxito de la cabina.

– Argumento número 5. El problema de las deformaciones del halo de Fórmula 1 como consecuencia de impactos súbitos. Aunque existe la posibilidad de que el halo se contraiga como una pieza más del coche, también es cierto, según el informe de seguridad de la FIA, que esa misma deformación debería verse como algo positivo en tanto en cuanto escacharse es un efecto deseable porque retrasa de alguna manera el primer contacto fuerte con la cabeza del conductor en la secuencia de un accidente.

En el caso de que la deformación impidiera sacar al piloto, también se han hecho pruebas para determinar cuanto tiempo se invertiría en cortar el halo de Fórmula 1 para extraer al conductor: entre dos segundos y cinco segundos desde el momento de inicio de la maniobra de corte.

– Argumento número 6. Un diseño feo, feo de verdad. Más que la fealdad del diseño, lo que preocupa a las escuderías es el efecto que este sistema puede desencadenar en las líneas aerodinámicas de los coches. La norma permite que los equipos puedan realizar modificaciones en los vehículos para no perder capacidad de penetración en el aire. Pero ya sabes que en el caso de la belleza, todo es una cuestión de opinión o de perspectiva.

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (138 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: