Anuncios
No te lo puedes perder

6 maneras de contrarrestar el juego directo (en el fútbol)

Los equipos más modestos o con notables desequilibrios en las plantillas suelen tirar del juego directo. El juego directo pone el balón cerca del área contraria con pases largos y con sorpresa y ventaja, pero se le puede contrarrestar con la misma disciplina.

Anuncios
Recuperando balones aéreos

El juego directo es una de las estrategias del fútbol más recurrentes entre equipos modestos. Un modelo que, si se ejecuta correctamente, puede poner en apuros a cualquier rival y hacer mucho por equilibrar el juego. Pero, como todos los sistemas de juego del fútbol, también tiene sus talones de Aquiles. A éso voy, a comentarte algunas acciones para contrarrestar el juego directo.

El juego directo es un sistema de juego básico y sencillo de poner en práctica si se cuenta con dos elementos clave. Un jugador que haga buenos pases largos al pie y otro, en la delantera, que tenga habilidad para controlarlos y para crear jugadas con ventaja, si es posible, de forma autónoma. Porque de éso se trata. De lanzar balones largos para ganar metros en el juego de ataque en el campo contrario y para sorprender al centro del campo y a la defensa rival. El juego directo en clave rústica es patadón y tentetieso.

Disputando un balón suelto.

Disputando un balón suelto.

El juego directo es un sistema de juego que puede ayudar a solucionar marcadores en contra cuando hay que anotar como sea, in extremis, pero también es útil, como te decía, para equipos con recursos técnicos limitados y, si lo ves como yo, para obligar a retroceder al centro del campo o la defensa adelantada contraria cuando se muestra muy activa, presionante y ofensiva.

Si hacemos el ejercicio de ponernos en la piel del contrario que sufre estas acciones con balones largos nos podríamos plantear como resolver la amenaza de este tipo de juego. Así ¿cómo podríamos contrarrestar el juego directo?

Se me ocurre media docena de soluciones para contrarrestar el juego directo. A saber:

  • Presión alta. Presionar muy arriba a los defensas contrarios para impedir que saquen balones largos con tiempo y tranquilidad, y, en su caso, para que pierdan precisión.
  • Dominio del juego aéreo. Dominar el juego aéreo en la frontal del área para impedir que el contrario pueda recuperar balones con comodidad y comience a activar el juego directo.
  • Recuperar todos los balones arriba. Evitar dejarle balones sueltos al rival para impedir que oriente el ataque a su antojo. El objetivo es disputar también esos balones cerca de la defensa contraria.
  • Cerrar espacios en las zonas de recepción de los pases largos. Estar atentos a los lanzamientos en diagonal de los delanteros contrarios, reocupando y defendiendo anticipadamente las zonas donde caen esos balones.
  • Atención a las segundas jugadas. De lo que se trata es de ganar el balón en la segunda jugada tras el despeje de los defensores propios. Asegurarse de recuperar los balones largos enviados por el contrario, de que se tiene un buen control del balón en las disputas, porque, de otro modo, el equipo rival habrá cumplido con su estrategia de juego directo que no es otra que poner la pelota en el campo contrario y conseguir que sea una amenaza.
  • Achicar espacios en la zona defensiva. Cerrar espacios de manera ordenada manteniendo una defensa coordinada que contrarreste las ventajas del juego directo.

Ya ves que es posible contrarrestar el juego directo. Y es que el directo es una forma de juego muy previsible que desarrollan equipos de fútbol con desequilibrios entre líneas o apurados por los resultados. La dinámica del juego directo no puede ser más simple. Algo que la pone en evidencia y que hace más fácil adelantarse a las intenciones del rival. Sencillo ¿no?.

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (154 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: