Anuncios
No te lo puedes perder

5 historias curiosas del remo que te sacarán una sonrisa (a mí, por lo menos, sí)

El remo parece un deporte muy técnico y poco dado a situaciones raras. Cinco historias curiosas del remo, sacadas de la hemeroteca, te dicen que este deporte se presta a tantas peculiaridades como cualquier otro.

Anuncios

El remo es una disciplina olímpica que pone en juego fuerza, resistencia y coordinación sobre una embarcación a lo largo las calles de una carrera desarrollada en un estanque de aguas tranquilas. Aquí van las cinco historias curiosas del remo:

  • Henry Pearce

    Henry Pearce.

    Prioridad para los patos. No te lo vas a creer, pero un remero australiano, de nombre Henry Parce, consiguió una medalla de oro individual en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam de 1928. Logró ganar a pesar de que, cuando le quedaba por recorrer el cuarto final de la prueba, paró en seco para dejar pasar a una grupo de patos que se le había cruzado en el estanque de la prueba. A pesar del parón, Pearce superó al francés Victor Saurin que le marcaba de cercan. Toda una proeza.

  • El chico de oro fantasma. Los kayaks de ocho remeros, tanto en pruebas masculinas como femeninas, llevan un timonel en la popa para marcar el ritmo. En los Juegos Olímpicos de París de 1900, el equipo de Holanda apartó del equipo al suyo porque había engordado demasiado y su peso ponía en peligro la victoria. Sin timonel, el equipo de los Países Bajos buscó deprisa y corriendo a un sustituto. Al final, convencieron a un niño de 12 años para que llevara el ritmo. Increíblemente, Holanda ganó el oro olímpico. Los holandeses nunca supieron la identidad del chico que, hasta el día de hoy, sigue siendo un misterio.
  • Malo, malo de verdad. El nigeriano Djibo Issaka causó sensación en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012. Por su malísima actuación. Entró el último en la prueba de canoa individual, un minuto después del último participante. Los medios lo apodaron ‘Eddie El Águila’ y Eric La Anguila’. Y, todo, cuando él se llamaba a sí mismo ‘Issaka La Nutria’. Puedes ver a Issaka en la imagen de entrada de este artículo.
  • J B Kelly

    J B Kelly.

    Albañiles entre señoritos, no gracias. El padre de la princesa Grace de Mónaco no fue admitido en una ocasión en la Regata Real Henley que se celebra cada año desde 1839en el río Támesis de Londres. Se trata de una competición que antiguamente era mucho más elitista que ahora. En 1919, J B Kelly, el padre de Grace Kelly, no fue admitido porque había sido albañil y los trabajadores manuales no podían participar en la prueba de remo. Al año siguiente, en los Juegos Olímpicos de Amberes, Kelly ganó dos medallas de oro.

  • Encallados y hundidos. En los Juegos Olímpicos de Londres de 1908, había una competición de canoa a motor. Sí. En la prueba, a casi todos los competidores les falló el motor o se hundieron. El equipo de Gran Bretaña encalló en un fondo de barro. Fue la última vez que se vieron canoas motorizadas en los juegos olímpicos.

Historias curiosas del remo ¿con cuál te quedas?

 

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (138 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: