Anuncios
No te lo puedes perder

6 formas de explotar las debilidades de los rivales en el fútbol

Un entrenador inteligente adapta el juego de su equipo en función de las fortalezas y de las carencias propias. Las debilidades de los rivales en el fútbol son el jugador número 12.

Anuncios

Hay cientos de maneras diferentes -y complementarias- de explotar las debilidades de los rivales en el fútbol. Las debilidades del contrario pueden revalorizar el juego propio y sacar virtudes del juego individual o colectivo. En esta ocasión, voy a compartir seis fórmulas fáciles de entender y de aplicar para aprovechar debilidades de los rivales en el fútbol.

Explotación de las debilidades de los equipos contrarios

  • Juego limitado con balón. Si el manejo del balón es inseguro, se puede extender la agresividad en el marcaje en la zona de medio campo, o incluso más allá, para forzar robos de balón o cambios de posiciones que los delanteros puedan traducir en movimientos rápidos y disparos a puerta en pocos segundos.
  • Delantera rival bajo mínimos. Si el rival tiene apenas uno o dos delanteros efectivos, se les puede vigilar de cerca o poner dos jugadores encima de uno o de dos de ellos para que no les lleguen balones en condiciones o para robárselos cuando lo reciben.
  • Equipo contrario de reacción lenta. Si el equipo rival piensa con lentitud, si sus jugadores están en baja forma, si son de reacción lenta en los cambios de posesión, torpes en ataque o atrás; hay que jugarles de forma agresiva. Hay que jugar presionando al hombre. Los cambios de ritmo rápidos explotarán también algunas de sus debilidades. Se trata de imponer una gran presión sobre los jugadores contrarios para que pierdan el balón con facilidad. Cuanto más débil sea el equipo, más fácil será que se desmorone bajo una presión constante. Cuando un conjunto pierde la compostura, está demostrado que aumentan los errores, pero también la presión para evitar más errores.
  • El ritmo es en el fútbol el gran director de juego. Quien controla el ritmo de un partido, o cualquier fase del mismo, acaba dictando cómo se disputa el encuentro. El viejo mantra de los entrenadores de que hay que jugar para dentro de uno mismo no es otra cosa que hacer todo lo posible por marcar el ritmo de juego que le conviene al equipo. Aunque también se refiere a marcar un ritmo distinto al que quiere jugar el rival. Todo, para desacoplarlo de sus expectativas e intereses.
  • Contra los débiles, doble ración de acción. Contra un equipo débil, hay que atacar al rival con valentía y presión en todo el campo cuando tengan el balón. Y si son realmente flojos, nuestro objetivo táctico no será sólo ahogarlos, sino mantener el balón fuera de nuestro tercio defensivo durante todo el partido. Además, será una forma muy inteligente de motivar a tus jugadores contra estos equipos. Explota las debilidades de los rivales en el fútbol.
  • Contra los rápidos, echa el freno. Si tu equipo es lento, evita correr cuando tu rival corre más que tú. Si son mejores en velocidad, acabarán por pasarte por encima. Decía Walt Kelly, un dibujante norteamericano muy famoso por ser el padre de ‘Pogo’, que “cuando comes con un tigre, el tigre come el último”. O lo que es lo mismo, no alimentes al tigre.

Debilidades de los contrarios

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (178 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: