Anuncios
No te lo puedes perder

La velocidad en el fútbol no lo es todo (deja de jugar como un pollo sin cabeza)

La velocidad en el fútbol marca diferencias cuando forma parte de una aplicación táctica. Correr sin conducción de balón no sirve de nada.

Anuncios

La velocidad en el fútbol no lo es todo. Correr por correr no es sensato en el fútbol. Lo que verdaderamente importa es lo que se puede denominar como velocidad efectiva, velocidad con control (de balón). De nada sirve un jugador de fútbol que es capaz de correr 100 metros en 11 ó 12 segundos, si no puede controlar el balón en ataque o hacer lo propio con su marcador en defensa.

La velocidad en el fútbol

La velocidad en el fútbol sirve de poco sin aplicación efectiva.

Sin embargo, un equipo cuyos jugadores son capaces de desarrollar carreras explosivas tiene la indudable ventaja de poder aplicar presión en ataque y en defensa en cada una de las fases del partido. Merece la pena correr riesgos atrás y delante si la velocidad es un valor del equipo.

Se trata de una estrategia de fútbol que puede ser capaz de derrotar a cualquier rival que no cuente con energía suficiente para atajar una alta movilidad durante 40 minutos. Los jugadores cansados, sí o sí, querrán descansar y encontrar una zona donde poder recuperarse. Aplicar presión defensiva y en ataque de manera constante en todo el campo asegurará que los jugadores cansados no tengan tregua.

Si el equipo rival está fresco y el tuyo pide agua por señas, no hace falta ser un lumbrera para darse cuenta de dónde está la ventaja o quién se beneficiará de ella. La fatiga no puede superarse pidiendo a los jugadores que trabajen más.

Una estrategia de ritmo rápido y de alta velocidad también puede forzar al equipo rival a concentrarse más tiempo y con más intensidad de lo que están acostumbrados y a tomar decisiones deprisa que podrían adoptarse con facilidad si una presión en ataque y en defensa constante.

Sí, mediante una adecuada preparación física y entrenamiento, los jugadores se acostumbran a jugar bajo estas condiciones de velocidad en el fútbol, el sistema funcionará en la práctica como un jugador de campo más, un jugador número 12, dándote una enorme ventaja contra rivales que no estén acostumbrados a jugar contra equipos de esta manera tan activa.

Para conseguir que la rapidez marque diferencias, hacen falta jugadores con talento y experiencia que sean buenos en la aplicación de la táctica de correr y disparar a puerta sin pensárselo. Si tienes jugadores con estas características, no deberías jugar de otra forma.

Velocidad en el fútbol sí, carreras de pollos sin cabeza 90 minutos, ni de broma.

velocidad en el fútbol

¿Correr por correr sin nadie a quien pasar?

Anuncios
About Sergio Suárez Benítez (197 Articles)
Periodista, curioso empedernido, interesado con intereses que alimentan el espíritu y un enamorado de las Islas Canarias, mi hogar y el lugar de mis mejores sueños.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: